Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

sábado, 25 de marzo de 2017

Visitando la Catedral, -XX. El Antecabildo, el Patio del Cabildo y la Sala de Columnas.

Saliendo de la Sala Capitular y girando a la izquierda, podemos seguir el pasillo curvo hasta llegar al Antecabildo. Ya en la sala, veremos a nuestra derecha otras dos puertas que comunican, a través del Vestíbulo, con la Capilla del Mariscal ya visitada. Es interesante asomarse a él, pues fue realizado por Hernán Ruiz II, aunque no son suyos los cuatro relieves que decoran el estrecho espacio: a la izquierda Salomón y El Salvador y, a la derecha, El rey David y La Virgen
El rey Salomón.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Visitando la Catedral, -XIX. La Sala Capitular.

Después de admirar los objetos expuestos del Tesoro Catedralicio, nos dirigimos a cualquiera de las dos puertecitas que hay al final del aposento y, a través un pequeño pasillo curvo, llegaremos en la a la Sala Capitular.
Este pasillo curvo nos conduce primero a la Sala Capitular y, a continuación, al Antecabildo.

jueves, 16 de marzo de 2017

Visitando la Catedral, -XVIII. El Tesoro catedralicio.

Tras visitar la Capilla del Mariscal tendremos que elegir entre pasar la puerta que hay frente a la entrada de la capilla o la que existe a la izquierda. El orden da igual, porque todas las salas están conectadas entre sí, pero vamos a escoger la situada a la izquierda, que nos permitirá recorrer el resto de estancias en el sentido de las agujas del reloj, lo que nos ahorrará tener que regresar sobre nuestros pasos.
Capilla del Mariscal. La puerta de la izquierda nos conduce a la Sala de Ornamentos y la otra al Antecabildo.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Visitando la Catedral, XVII. Capilla del Mariscal. ¿No cabe la puerta? Entonces abrid hueco a través del retablo.


Hoy comenzamos un recorrido para el que nos va a hacer falta una brújula (es una broma… ¿o no?). Nos vamos a separar de las naves centrales, entrando en un pequeño laberinto de salas, pasillos, patios y capillas que forman el lugar desde el que se dirigía el día a día de la Catedral: las Estancias Capitulares.
Capilla del Mariscal.

Visitando la Catedral, -XVI. La esquina sureste. Historia de las alfareras Justa y Rufina.

Estamos ante la Puerta de la Campanilla o de la “Entrada en Jerusalén”, antiguamente llamada de San Mateo, por su proximidad a la capilla dedicada a este evangelista. Lo de “Campanilla” es un sobrenombre popular que ha perdurado desde la época de la construcción del templo, debido a la cercanía de un postigo en el que había instalada una campanilla, cuyo sonido marcaba el inicio y fin de la jornada laboral. La esquila se guarda actualmente en la iglesia de San Sebastián, en tanto que la puerta se usa como acceso a la Capilla Real para los Santos Oficios.

Capilla de San Pablo y esquina sureste de la Catedral.

martes, 14 de marzo de 2017

Visitando la Catedral, -XV. Capilla de San Pablo o de la Concepción Grande.

La capilla de San Pablo sirvió primitivamente como lugar de enterramiento a los caballeros que acompañaron a Fernando III en la conquista de Sevilla. A partir de 1.654 (en esa fecha los restos de los caballeros allí enterrados se trasladaron a la Sacristía de los Cálices), su patronato pasa a Gonzalo Núñez de Sepúlveda, caballero de la Orden de Santiago y Veinticuatro de Sevilla, a quien le fue concedido el derecho a ser inhumado en este lugar tras una importante donación que realizó con motivo de la Octava de la Inmaculada Concepción. Actualmente sus huesos, los de su mujer y los de sus descendientes se encuentran en el muro de la izquierda de la capilla, tras una losa sepulcral con el escudo de armas de los Sepúlveda, según diseño de Valdés Leal. En la reja de la capilla, terminada en 1.668, también se puede contemplar el mismo escudo.
Capilla de San Pablo o de la Concepción Grande. Vista general.
Reja, vidriera y bóveda de la capilla.