Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

sábado, 17 de diciembre de 2011

Plaza de Toros de la Real Maestranza y -II.

Terminado el recorrido de la Sala de Pinturas (una pena que la premura de tiempo no me haya permitido reflejar todas las obras; es lo que tienen las visitas guiadas) regresamos a la galería, en la que podemos admirar una maqueta con corte transversal de la Plaza de la Maestranza:
Maqueta de la Plaza de Toros de la Real Maestranza.

Más adelante encontramos el Museo Taurino. Fue inaugurado por S.A.R. la Condesa de Barcelona el día 5 de abril de 1.989, dividiéndose en cuatro zonas o salas. En la primera sala se localizan las obras más antiguas, como la vitrina que hay a la derecha, en la que se muestra se muestra una representación de la banda de música de la plaza ataviados al estilo inglés del siglo XVIII.
Muro frente a la entrada del Museo.
Banda de música ataviada a la inglesa. Siglo XVIII.
Una vista más amplia.
Uniforme de Maestrante donado por S.A.R. el infante don Carlos de Borbón-Dos Sicilias y de Borbón.
Lancero y desjarretador.

Cabezas utilizadas en el "juego de las cabezas", que consistía básicamente en acertar a unas cabezas de cartón como las de la foto, colgadas de unos soportes, usando cuatro armas distintas: lanza, dardo, pistola y espada.
Soporte para las cabezas.
Soporte para las cabezas.
Un cuadro de Fernando VII preside esta sala.
Vista de esta sala desde la siguiente.
Vista general de la siguiente sala.
Manuel García Cuesta, El Espartero. Bronce de Antonio Gavira.
Caballero y montura. Siglo XVIII.
Alguacil. Siglo XVIII.
"Se aguó la tarde". M. S. Salvatierra.
Rafael Gómez, El Gallo. Bronce de Juan Luis Vassallo. 
Juan Belmonte. Bronce de Juan Luis Vassallo. 
"Juan Belmonte". Roberto Domingo.
"Rafael El Gallo". Julián Alcázar.
"José Gómez Gallito". Juan Britto.
"José Gómez Gallito". Genaro Palau.
"Arrastre". Panadero Clemente.
Vistas generales de la cuarta sala.
"Islera". Madre de Islero, el toro que mató a Manolete en la plaza de Linares.
Terminada la visita al Museo, accedemos, a través de un estrecho pasillo, al Patio de Caballos. A él se abren las cuadras de los animales de rejoneadores, picadores y mulillas, la Puerta Principal (que no es la del Príncipe, como yo erróneamente pensaba), el acceso a la plaza de los picadores y la Capilla.
Pasillo de acceso al Patio de Caballos.
Al fondo, cuadras para los caballos de los picadores.
Hasta las cuadras de la Maestranza son bonitas.
Por esta puerta salen a la plaza los picadores.
Detalle del techo.
Detalle del muro.
Retablo de la Capilla de los Toreros.
Nuestra Señora de la Caridad. Curiosamente, la imagen fue adquirida en el mercadillo conocido como el Jueves en 1.947.
Nuestra Señora de la Caridad.
Retablo cerámico de la Virgen de los Reyes, ubicado en la zona exterior a la reja que cierra la Capilla.
Puerta principal. Por ella salimos, pues ya hemos terminado la visita, a la zona lateral por la parte de la calle Antonia Díaz.
Ye en el exterior, nos dirigimos a la esquina de la calle Antonia Díaz con el Paseo de Colón donde, en una zona ajardinada, tenemos la estatua dedicada a Curro Romero, obra del escultor Sebastián Santos e inaugurada el uno de diciembre de 2.001.
"Curro Romero". Sebastián Ramos, 2.001.

Justo frente a la plaza, en la acera contraria a la plaza, tenemos otra imagen dedicada a un matador de toros. Se trata de Pepe Luis Vázquez, sevillano de san Bernardo, que hace su famoso cite del "cartuchito de pescao". La obra, inaugurada en 2.003 es del artista Alberto Germán Franco.
"Pepe Luis Vázquez". Alberto Germán Franco, 2.003.
El famoso "cartuchito de pescao" finalizaba con un natural. Pese a la creencia popular, no fue invención suya, sino que lo tomó prestado del "Espartero".
La visita que hemos realizado es espectacular por su contenido, aunque no te guste el mundo de los toros. Tan sólo criticar el alto precio, 6.50 euros y la no inclusión de al menos la Capilla del edificio maestrante, que hubiera supuesto la guinda a este magnífico pastel que nos hemos comido.