Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

viernes, 13 de julio de 2012

Iglesia de santa Marina y san Juan Bautista de La Salle, -II y final.

Finalizamos la vista a santa Marina.

La siguiente capilla del Evangelio (C), llamada de los Cárdenas hasta 1.702, de la Divina Pastora hasta 1.936 y actualmente Capilla de María Santísima del Amor, sigue el mismo esquema en su planta y se cubre con bóveda de media naranja sobre trompas; en ella se observan restos muy deteriorados de pinturas de épocas diversas. La preside la imagen de María Santísima del Amor, imagen de candelero para vestir, de estilo neoclásico más que barroco, tallada en madera por el escultor sevillano Jesús Santos Calero en 1.969.
Capilla de María Santísima del Amor.
Capilla de María Santísima del Amor.
Virgen del Amor. Jesús Santos Calero, 1.969.
María Santísima del Amor. Detalle.
Bóveda de media naranja de la capilla de la Virgen del Amor.
Recordemos el plano de la iglesia:
Junto a la cabecera de la nave del Evangelio se ubica un lienzo que representa a María Santísima en su advocación de Divina Pastora. Se trata de una donación realizada a la hermandad en torno a 1.990, en bastante mal estado, por lo que hubo que proceder a su restauración. Autor y fecha de ejecución son desconocidos.
Divina Pastora.
La Capilla Sacramental (B) ocupa la cabecera de la nave del Evangelio, lindando lateralmente con el presbiterio y proyectándose al exterior de la fachada lateral de la iglesia. De planta cuadrada, se cubre con bóveda gallonada sobre trompas, con dos de sus arcos apoyados sobre columnas de capiteles romanos; dos fustes son de mármol y otros dos de granito.
Capilla Sacramental.
Capiteles romanos.
Capitel romano y lámpara de plata.
Aloja una lauda sepulcral del siglo XIII cubierta con los azulejos cristianos más antiguos que se conservan en la ciudad, sobre la que se dispone una custodia dorada. Un corredor de planta rectangular cubierto con bóveda de espejo la conecta con la Capilla Mayor. 
Custodia de la iglesia de santa Marina.
Bóveda gallonada de la Capilla Sacramental.
La amplia Capilla Mayor (A) es alta y de buen tamaño, con bóveda de nervaduras, iluminada por tres altos y elegantes ventanales. Comunica con la nave central mediante un gran arco ojival que se apoya sobre dos grandes columnas. A los lados de éstas, encontramos representaciones de santa Marina (lado del Evangelio) y san Juan Bautista de La Salle (lado de la Epístola). Domina la capilla la figura de Jesús Resucitado, de Francisco Buiza, bendecida en 1.973.
La poca iluminación, la imposibilidad de usar flash y la luz que entra por los tres ventanales me han impedido obtener una fotografía de mejor calidad.
Jesús Resucitado. Francisco Buiza, 1.973. Cortesía de  http://seordelbiombo.blogspot.com.es (Gracias, Vicente).
Jesús Resucitado. Cortesía de  http://seordelbiombo.blogspot.com.es (Gracias, Vicente).
En el antepresbiterio se pueden observar varias losas sepulcrales:
Losas sepulcrales en el antepresbiterio.
La figura de santa Marina se debe a Miguel Ángel Pérez Fernández y Ricardo Llamas León (2.007). De talla completa y estilo plenamente barroco, la talla nos muestra una muy joven santa Marina que sostiene sus atributos iconográficos y pisa con fuerza el cuerpo de la Bestia. Destaca por el cuidado trabajo de los ropajes, tanto en su movido diseño y ejecución como en su rica policromía.
Santa Marina. Adolfo López, 2.007.
La imagen de la mártir gallega Santa Marina, titular del templo desde el siglo XIII y de la hermandad desde 2.004, se bendice el 15 de julio de 2.007. Sustituye a la que desapareció en el incendio de 1.936, obra de Adolfo López.

La talla de san Juan Bautista de La Salle tiene como autores a Miguel Ángel Pérez Fernández y Ricardo Llamas León, que la terminan en el año 2.008.

Juan Bautista de La Salle (1.651-1.719), fundador de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, es Patrono de los Maestros Cristianos. Desde 1.972 es titular de la Hermandad de la Santa Cruz y Sagrada Resurrección y desde 1.987 es cotitular del templo, junto a santa Marina, lo que motiva su ubicación en la cabecera de la iglesia.

Se le representa aquí en una de sus usuales iconografías: edad mediana, con su hábito propio, junto a un niño con un libro abierto, símbolo de los destinatarios (juventud necesitada de enseñanzas) y de la metodología apostólica (la educación) de su misión; con su mano izquierda realiza el gesto de señalar la estrella del “Signum Fidei”, emblema del Instituto de La Salle. A los pies de la imagen se expone a la veneración una reliquia del Santo de Reims. El relicario, inspirado en el escudo del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, está labrado en plata de ley por los orfebres hermanos Delgado (2.008), autores también del nimbo.
San Juan Bautista de La Salle. Miguel Ángel Pérez Fernández y Ricardo Llamas León, 2.008.
Al lado de las imágenes de san Juan de La Salle y el niño se nos muestra un lienzo de la Virgen del Valle de Isla Margarita (Venezuela), Inmaculada realizada por el pintor sevillano Juan Antonio Rodríguez Hernández, en 1.958. Fue donado a la hermandad por el colegio de La Salle-La Purísima. El elaborado marco, muy adornado con rocalla y motivos vegetales, es de autor anónimo, aunque no faltan quienes lo atribuyen a Francisco Buiza.
Virgen del Valle de Isla Margarita (Venezuela). Juan Antonio Rodríguez Hernández, 1.958.
Por último, en la cabecera de la nave de la Epístola se halla la Capilla de Nuestra Señora de la Aurora (F), antigua de la Piedad, sede que fue de la Hermandad de la Sagrada Mortaja. Responde al mismo esquema de las capillas Sacramental y de la Virgen del Amor. Se cubre con bóveda semiesférica espléndidamente decorada con lacería mudéjar de ladrillo y yesería de inspiración nazarí; la linterna se añadió a finales del XVII. Estamos ante un claro ejemplo de capilla funeraria y se piensa que fue edificada entre 1.249 y 1.258, por orden del entonces arzobispo de Sevilla, el infante don Felipe, hijo de Fernando III, si bien él no fue finalmente enterrado aquí. Sí lo fue, en cambio, Juan Martínez, armador de la flota real, caballero Veinticuatro de Sevilla, que corrió con los gastos de su reconstrucción entre 1.411 y 1.415.
Capilla de Nuestra Señora de la Aurora.
Altar de Nuestra Señora de la Aurora.
Bóveda de la capilla.
Detalle de los adornos de yeserías.
La imagen de Nuestra Señora de la Aurora se debe a Antonio Joaquín Dubé de Luque, que la talló en 1.978 en madera de cedro con candelero de pino. Representa a la Virgen María inmediatamente antes de la salida del sol en el Domingo de Pascua, es decir antes de la Resurrección de Jesús. Aún sumida en el dolor por la muerte de su Hijo espera, serena y llena de esperanza, el cumplimiento de la promesa de resurrección.
Nuestra Señora de la Aurora. Antonio Joaquín Dubé de Luque, 1.978.
Nuestra Señora de la Aurora. Detalle.
En esta capilla se expone también el Ángel Anunciador, de Francisco Buiza (1.975), de estilo neobarroco, de estilo y ejecución de la imagen idénticos al del Resucitado que preside el templo.
El Ángel Anunciador. Francisco Buiza, 1.975.
La nave de la Epístola no tiene ninguna otra capilla. Tan solo se observan una serie de arcos, más bien arcosolios por su forma, a lo largo del muro, y el interior de la portada.
Vista de la nave de la Epístola desde la cabecera.
Hermandades: el templo de santa Marina y san Juan Bautista de La Salle es propiedad de la Diócesis de Sevilla y su uso -así como el de las dependencias anejas-, fue cedido, con carácter exclusivo y por tiempo ilimitado, a la  Ilustre y Lasaliana Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de la Santa Cruz, Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, Nuestra Señora de la Aurora, María Santísima del Amor, San Juan Bautista de La Salle y Santa Marina, por Decreto del cardenal José María Bueno Monreal de 15 de octubre de 1.981.
Escudo de la Hermandad.
Como curiosidad, añadir que Antonio Joaquín Dubé de Luque, imaginero, escultor, pintor y diseñador sevillano mencionado repetidamente en esta entrada, fue el ganador del concurso convocado para la realización del cartel anunciador de la Semana Santa de Sevilla para el presente año 2.012.
Cartel ganador, de Antonio Joaquín Dubé de Luque.
No hay impedimento para personas con movilidad reducida.