Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

viernes, 10 de agosto de 2012

Santuario de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de las Angustias Coronada (Los Gitanos). Antigua iglesia del exconvento del Valle, -I.


A principios del siglo XV, la orden franciscana construyó en la actual calle Verónica el convento del Valle, que constaba de iglesia, dependencias, claustros, jardines y huerta. A consecuencia de las desamortizaciones del siglo XIX, el convento queda abandonado, siendo adquirido por la marquesa de Villanueva en 1.866. El conjunto se dedica a colegio femenino, regentado por las religiosas del Sagrado Corazón, siendo conocido popularmente como “Colegio del Valle”. Pronto adquirió fama y en él se educaban las “niñas bien” de la sociedad sevillana.
Santuario de los Gitanos, antigua iglesia del convento del Valle.
Funciona como centro educativo hasta finales de los sesenta, momento en que es abandonado. Se produce entonces el expolio de todo lo que quedó: altares, cristaleras, herrajes, azulejos, solerías… La iglesia, en particular, fue la que mayores daños sufrió.

Todo el conjunto (convento, iglesia y jardines) es vendido en los años setenta a una empresa inmobiliaria que, como es natural, intenta construir viviendas y locales en suelo de uso educativo, cosa que el PGOU de la época permitía. Para ello, comenzó por derribar todas las edificaciones, excepto la iglesia, resultando un solar de gran tamaño que, situado en plena Ronda, suponía una auténtica fortuna.
Muro exterior del lado de la Epístola.
Si embargo, el movimiento ecologista y, sobre todo, vecinal, consiguió que el Ayuntamiento negase la licencia a la inmobiliaria (cosa que legalmente no podía), la cual acudió a los tribunales, que le otorgaron la razón. Pérez Escolano, titular de Urbanismo en la época, apeló ante el Tribunal Supremo, a la vez que negociaba con la empresa propietaria la compra del solar. Finalmente se llegó a acuerdo, quedando entonces la corporación municipal como propietaria del terreno.
Portada principal del templo.
El derribo del convento, con ser trágico, nos dejó un pequeño tesoro: doscientos cincuenta metros lineales de muralla almohade, con tres torreones, que estaban situados en el interior del convento y que separaban sus jardines de las viviendas colindantes. De ello tratamos extensamente en la entrada http://leyendasdesevilla.blogspot.com.es/2011/05/las-murallas-de-sevilla-i.html

Los actuales jardines ocupan los terrenos de la antigua huerta, los jardines originales y parte del convento. Además quedó un gran espacio usado como aparcamiento al aire libre, donde está proyectada la construcción de un moderno parking subterráneo.
Muralla interior de los jardines del Valle.
¿Y la iglesia? ¿Qué fue de ella desde el cierre del colegio? Pues allí siguió, olvidada y en ruinas, hasta que en 1.996 es cedida en propiedad a la Hermandad de los Gitanos, con el compromiso de que se hicieran cargo de la restauración. Considerable “marrón” para la Hermandad, que tiene la oportunidad de dejar de deambular por las iglesias de Sevilla (ya hablaremos un día de su peregrinaje), pero que, como la mayoría de las hermandades de la ciudad, no tiene un duro. Y es doña Cayetana Fitz-James Stuart, duquesa de Alba, la que sufraga los gastos de reconstrucción de la iglesia que, tres años después, es bendecida por fray Carlos Amigo Vallejo, arzobispo de la ciudad.
Estado en que se encontraba la iglesia cuando fue entregada a la Hermandad de los Gitanos.
Duquesa de Alba, principal mecenas de la Hermandad de los Gitanos.
El edificio es austero por fuera, con las fachadas prácticamente lisas. En el muro de la Epístola muestra una hilera de óculos, bajo los que se sitúa la portada de la Epístola, formada por bloques de piedra caliza, con forma de arco ojival de gran amplitud, que lo hace parecer casi de medio punto. A la izquierda de la portada, enmarcan do una estrecha ventana de aire mudéjar, dos retablos cerámicos gemelos : María Santísima de las Angustias y Nuestro Padre Jesús de la Salud, ambos del artista Emilio Sánchez Palacios y colocados en 1.999.
Portada de la Epístola.
Retablos cerámicos de los titulares de la hermandad, en el muro de la Epístola.
Nuestra Señora de las Angustias.
Nuestro Padre Jesús de la Salud. Las fechas en la parte inferior corresponden a la creación de la hermandad y al traslado definitivo de la misma al santuario.
La portada principal, más elaborada e igualmente de estilo neogoticista, muestra un óculo a cada lado y, en el segundo cuerpo, dos ventanas dobles rematadas por un nuevo óculo.
Portada principal del templo.
Segundo cuerpo de la fachada principal.
Detalle del tímpano de la portada principal, con el emblema del Sagrado Corazón.
La torre, de pequeño tamaño, apenas una espadaña con una sola campana, se encuentra en el lado del Evangelio.
La torre se sitúa en el lado del Evangelio.
Entrando por la puerta principal nos recibe un pequeño atrio, en uno de cuyos lados se ha situado un mostrador para la venta de recuerdos. Adornan esta estancia otros dos retablos cerámicos de los titulares de la Hermandad, que son los originales de Antonio Morilla, de 1.953, que estaban colocados en la fachada de la iglesia de San Román. La inicial idea era dejarlos allí, pero un incendio durante las obras de restauración de dicha iglesia afectó gravemente el retablo del Cristo, por lo que se decidió retirarlos. Fueron restaurados y situados el atrio de la nueva sede.
En el atrio se sitúan los retablos cerámicos que adornaban la fachada de san Román.
El templo es de planta rectangular, con tres naves, de las que la central es mucho más ancha, en tanto que las laterales están cubiertas por sendas galerías que recorren todo el templo. Se separan mediante arcos apuntados, sostenidos por pilastras polilobuladas, cada una de las cuales sostiene la escultura de un santo. La cubierta de la nave central es de madera y estilo mudéjar, construida mediante la técnica de par y nudillo. En el centro luce el escudo de las Hermandad de los Gitanos.
Vista general del Santuario.
Nave de la Epístola.
Nave del Evangelio.
Cubierta de estilo mudéjar de la nave central.
Fin de la primera parte.

No hay impedimento para personas con movilidad reducida.