Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

jueves, 6 de diciembre de 2012

Convento de santa María de los Reyes.


Tenía muchas ganas de visitar este convento (ahora exconvento) debido a que he vivido casi veinte años muy cerca de él y jamás lo he visto abierto. Y mira por donde, leo en la prensa que desde el 26 de octubre de actual 2.012 (coincidiendo con “La noche en blanco”) hasta el 13 de enero de 2.013 se encuentra abierto al público con motivo de la Exposición de la VIII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo.

Así que, cámara en ristre, nos vamos para allá, a ver con qué nos encontramos. Pero antes, hagamos un poco de historia.
Iglesia y convento de santa María de los Reyes (en amarillo).


En el solar sobre el que está construido el convento se situaban unas casas que fueron alquiladas por la Santa Inquisición para ser usadas como cárceles, debido a la saturación del castillo de san Jorge. Como hemos visto en otras entradas de este blog, se trataba de una práctica usual en la época.

Sobre estas casas se levantó el convento de santa María de los Reyes en 1.611, ocupado por religiosas dominicas, previa licencia del arzobispo don Pedro de Castro, siendo su primera superiora sor Francisca Dorotea. La primitiva iglesia es construida en 1.653, sustituyéndose por la actual entre 1.748 y 1.757.
Portada de la iglesia.
Las monjas dominicas permanecen en el edificio hasta 1.970, año en que las seis únicas hermanas que quedaban se trasladan al convento de la calle san Vicente, acompañadas de todos los elementos artísticos del recinto.

Permanece abandonado hasta 1.986, año en que se hace cargo de él la Junta de Andalucía, que lo acondiciona parcialmente en 1.992 como sede de organismos pertenecientes a la Consejería de Obras Públicas y Transportes y, sobre todo, como espacio expositivo, principalmente de asuntos relacionados con la arquitectura y el urbanismo.

La rehabilitación parcial permitió poner en uso algunas zonas tales como la iglesia, el coro bajo, compás y dependencias anexas. El compás se utiliza actualmente como gran vestíbulo abierto, la iglesia constituye el principal espacio expositivo y la sala de conferencias se sitúa en el coro bajo. Además, se han comunicado, mediante un grupo de escaleras, la iglesia y el coro bajo con el coro alto.
Portada del convento. 
Cuando llegamos al convento, situado junto al palacio de los marqueses de Villapanés (hoy hotel) y frente a la iglesia de Santiago Apóstol (todavía iglesia, por fortuna), encontramos una portada de iglesia de medio punto, enmarcada por pilastras, con un friso sobre el que descansa un frontón partido que posee en su centro un marco de molduras, con peana inferior y pequeño frontón superior, en el que supongo se alojaría una imagen de la titular del convento. Un óculo remata la fachada, en tanto que sobre el tejado asoma una sencilla espadaña de un solo vano.

La entrada al convento, situada junto a la de la iglesia, es de vano rectangular, con pilastras adosadas a los lados, con un tímpano trilobular en la parte superior que aloja una placa de mármol prácticamente ilegible. El pequeño muro que separa ambas puertas está coronado por almenas, y todo ello pintado de color amarillo albero.
Vista conjunto de la iglesia y del convento.
Cruzamos la puerta y accedemos al compás, alrededor del que se articulan las diferentes zonas del convento. Al frente se encuentran las oficinas del organismo autonómico, a la derecha la entrada a la iglesia y a la izquierda, aunque sin comunicación directa, se puede ver a través de una alta ventana otro patio. Más adelante, desde el piso superior, podremos dar otro vistazo.
Atrio del convento.
Tejaroz de la puerta de entrada al convento.
Muro derecho del atrio, colindante con el de la iglesia.
Muro izquierdo del atrio, que da a la zona no restaurada del convento.
Entrada a la iglesia.
La misma entrada, desde más cerca.
Nos dirigimos hacia nuestra derecha para pasar al espacio expositivo, es decir, la antigua iglesia. La entrada comunica con el sotocoro, desde el que podemos tener la siguiente perspectiva:
La iglesia vista desde el coro bajo.
Como es natural, el templo, desacralizado, se encuentra totalmente desnudo, despojado de cualquier retablo, imagen o adorno que se pudiera transportar. Y ya que estamos aquí, veremos también las obras expuestas en la Bienal.
Edificio Simpatía. Sao Paulo.
Museo del Agua. Lanjarón, España.
La exposición ofrece al visitante la oportunidad de contemplar la gran diversidad de tendencias, ideas, materiales y escalas con las que se proyecta la arquitectura y el urbanismo en el escenario nacional e iberoamericano actual, a través de una colección de fotografías de las obras premiadas en esta BIAU que se proyectan en cajas de luz y se acompañan de una ficha técnica con un código QR para poder obtener información adicional y más imágenes a través del móvil.
Vivienda unifamiliar. Paraguay.
Dos casas en santa Isabel. Lisboa.
Corredor urbano Plaza de la República. México D.F.
Renovación urbana. Guimaraes, Portugal.
Los 25 trabajos que se muestran han sido premiados en la VIII edición de la Bienal en la categoría de Obras y proceden de un gran abanico de países: España (5), Portugal (6), Brasil (3), México (3), Argentina (2), Colombia (2), Paraguay (2), Chile (1) y Ecuador (1). Estas obras fueron elegidas de entre más de 150 propuestas que previamente se habían preseleccionado en cada país.
Vista general con el presbiterio al fondo.
Coros alto y bajo desde el presbiterio.
Uno de los arcosolios que cobijaron antiguos retablos conserva aún restos de pinturas.
Coliseos para los Juegos Suramericanos de Medellín. Colombia, 2010.
Puente peatonal sobre el río de Carpinteira. Portugal.
La temática es igualmente diversa ya que se exponen proyectos de viviendas de promoción pública y privada, tanto unifamiliares como colectivas, así como equipamientos deportivos, educativos y de ocio. También tienen representación las actuaciones de rehabilitación de edificios obsoletos o en desuso, la construcción de espacios museísticos y las intervenciones de renovación urbana, además de la ejecución de un hotel-restaurante.
Unidad de Innovación, Aprendizaje y Competitividad. Guanajato, México.
Residencias asistidas. Alcácer do Sal, Portugal.
Arquitectura del Campus de la Universidad Alfonso Ibáñez. Viña del Mar, Chile.
Pasarela peatonal y urbanización. Baluarte de Labrit, Pamplona.
Muro lateral del presbiterio.
Vista de la iglesia desde el presbiterio.
Izquierda: Casa de ladrillos. Buenos Aires, Argentina.
Derecha: Edificio Maipú. Santa Fe, Argentina.
Izquierda: Atrio relais-châteaux. Cáceres.
Derecha: Cubierta de la antigua iglesia de Baños. Tungurahua, Ecuador.
Izquierda: Residencia 4 x 30. Sao Paulo, Brasil.
Derecha: Rehabilitación de la Casa del Arco. Coimbra, Portugal.
Andalucía tiene protagonismo en esta selección, ya que entre los premiados destaca el ‘Museo del Agua de Lanjarón. Renovación de un antiguo molino de agua’ en Granada, cuyo autor es Juan Domingo Santos. En este proyecto andaluz resalta la calidad y el uso refinado de los materiales propios del lugar como las acequias, el río, las naves del matadero o los naranjos, todo ello con una perspectiva de reciclaje. Resulta atractiva y sugerente la imagen del pabellón de madera, que ocupa el antiguo patio, suspendido en el aire sobre una lámina de agua que refleja las luces y las sombras del entramado de la fachada, así como la sala de proyecciones.

Junto a la iglesia, con acceso desde ella, se encuentra la sala de audiovisuales, bautizada como Sala Francisco Galiano y, recorriendo el pasillo adyacente, accedemos al primer piso.
Escalera de acceso a la primera planta.
Desde las estrechas ventanas de la escalera tendremos un atisbo de los patios del convento.
El claustro principal se encuentra en ruinas.
Otro patio interior se encuentra en la mismas condiciones.
Pasillo de la primera planta.
Coro alto de la iglesia, con publicaciones sobre arquitectura y los proyectos preseleccionados.
La iglesia vista desde el coro alto.
Bóveda de arista del templo.
Galería lateral delante del coro alto.
Vista del muro del convento desde el interior.


Puerta de acceso desde el interior, protegido por un antiguo tejaroz.
Año 2.004. La consejera de Obras Públicas y Transportes, Concepción Gutiérrez, ha entregado a José Morales Sánchez, por su trabajo 'Jardín oculto', el premio al concurso de ideas para la rehabilitación del antiguo Convento de Santa María de los Reyes y su adecuación como sede del futuro Centro Andaluz de Documentación y Difusión de Arquitectura e Ingeniería Civil de Andalucía. El proyecto se debía iniciar el mismo año 2.004 y terminarse en 2.007 (recordemos, antes de la crisis). Aún estamos esperando.


Hay varios escalones a la entrada y, además, tan solo se puede acceder a la primera planta por las escaleras.