Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

miércoles, 1 de enero de 2014

Ayuntamiento de Sevilla, símbolo del plateresco andaluz, -I. Exterior.

El 21 de enero del año 2.013 comenzaron las visitas guiadas al edificio que alberga el Ayuntamiento de la capital hispalense. Es de agradecer esta apertura al pueblo llano de un edificio de indudable valor histórico y artístico al que, desgraciadamente, ha sido imposible acceder hasta esta fecha. Sería de agradecer que otras instituciones (que conste que aquí nadie ha nombrado al Palacio Arzobispal) sigan el mismo ejemplo y se permita a la ciudadanía disfrutar tanto de los edificios en sí mismos como de las obras de arte que atesoran.
En sus inicios, tras la conquista de la ciudad por Fernando III, el Cabildo Municipal no estaba situado en el emplazamiento actual, sino en el Corral de los Olmos, ya nombrado varias veces en este blog, que se encontraba situado al pie de la Giralda, en el espacio existente entre ésta y el Palacio Arzobispal (hoy calle Alemanes). Los destinos de la ciudad eran regidos por los Caballeros Veinticuatro (pertenecientes a las más nobles familias) y los Jurados.
La Virgen de los Olmos, en su hornacina de la Giralda. Presidía la entrada del Cabildo Viejo en el Corral de los Olmos.
Con el descubrimiento de las Indias y el inicio de la ciudad como única receptora del tráfico procedente del Nuevo Mundo, se considera que tal situación no es lo suficientemente digna, comenzando en 1.526, meses antes de la boda que tendría lugar en la ciudad entre el emperador Carlos V e Isabel de Portugal, las obras del nuevo edificio, que se sitúa en la plaza de san Francisco, junto al convento del mismo nombre, hoy desaparecido.
Grabado de 1.735 que nos muestra la procesión del Corpus a su paso ante el Ayuntamiento.
Las trazas son de Diego de Riaño, a quien se debe la ejecución de la parte más antigua del inmueble, de estilo plateresco, que es la más cercana al Arquillo. Tanto éste como las dos plantas originales están recubiertos de relieves de estilo florentino, con guirnaldas y grutescos, así como escudos heráldicos y emblemas alusivos a la justicia y el buen gobierno. Dice la leyenda popular que quien pasa por debajo del Arquillo no se casará; un servidor puede afirmar por experiencia propia que es una mentira como una casa de grande.
Pintura anónima de mediados del siglo XIX, en la que se pueden observar elementos hoy desaparecidos, como es el caso de las logias de la planta superior, los soportales del lado izquierdo (hoy edificio del Banco de España) o la Pila del Pato (actualmente situada en la plaza de san Leandro). 
En la zona del Arquillo que da a la plaza de san Francisco podemos ver las tallas de Hércules y Julio César, populares fundador y reconstructor, respectivamente, de la ciudad. En el rincón hay una cruz de piedra que, según unos, representa los autos de fe que la Inquisición celebraba en la plaza de san Francisco y, según otros, se erige por los fallecidos y enterrados en la plaza como consecuencia de la epidemia de peste de 1.649, que redujo la población de la ciudad a la mitad.
Arquillo del Ayuntamiento, visto desde Plaza Nueva.
Bóveda de casetones del arquillo.
Azulejo cervantino situado en el interior del Arquillo.


El arquillo del Ayuntamiento, visto desde Plaza de San Francisco.
Hércules.
Julio César.
Cruz de piedra en el rincón entre Arquillo y zona plateresca del edificio.
San Fernando, escoltado por San Leandro y San Isidoro. 
Zona plateresca de la fachada a la Plaza de San Francisco.
La zona más moderna de la Casa Consistorial data del siglo XIX, tras la desaparición del convento, a consecuencia de la ocupación napoleónica (con su consiguiente destrozo), dos incendios y, finalmente, la desamortización de Mendizábal. Demetrio de los Ríos y Balbino Marrón derribaron las logias del siglo XVI por ruina, alargando la zona plateresca, que no llegó a ser tallada en su totalidad por motivos económicos. También ampliaron notablemente el edificio, trazando una fachada principal a la Plaza Nueva, así como otra, trasera, a la plaza de san Francisco, ambas de estilo neoclásico. La principal es más sencilla, en tanto que la trasera tiene puertas y ventanales adornados con medallones de personajes mitológicos e históricos, con pilastras decoradas con ramos florales y grutescos.
Ava Gadner.
Grace Kelly. 
La creencia popular atribuye las efigies de estos dos medallones a las conocidas actrices del siglo XX. Confieso que me ha sido imposible comprobar este punto... hasta la Feria de 2.014, en que un artículo del diario ABC recuerda la visita de la ya fallecida princesa monegasca a la ciudad en 1.966, con motivo de la Feria de Abril. Se dice en el artículo que , en esa época, el escultor y catedrático de Bellas Artes Manuel Echegoyan, que se encargaba de esculpir los medallones de la zona plateresca del edificio, quedó tan impresionado por la belleza de la ex-actriz que decidió inmortalizarla en la fachada de nuestro Ayuntamiento. No sé aun si el medallón de Ava Gardner se debe a él o a otro autor.


Fachada del Ayuntamiento vista desde la calle Sierpes.
Estupenda fotografía obtenida con objetivo ojo de pez por jagongora, que nos muestra en su totalidad la fachada del Ayuntamiento a la plaza de san Francisco.
Y aquí se puede observar claramente la diferencia en los estilos plateresco y neoclásico de dicha fachada.
Fachada del edificio a Plaza Nueva.
 El reloj neoclásico y el escudo de la ciudad rematan la fachada del Ayuntamiento de la Plaza Nueva.
Fachada de la Plaza Nueva, desde la calle Tetuán, en un día de verano.
Como curiosidad, podemos comentar que el Ayuntamiento de Sevilla está construido sobre el agua, ya que por ese lugar discurría el brazo del Guadalquivir que, proveniente de la calle García de Vinuesa (antigua calle del Mar), discurría por la avenida de la Constitución, plaza de san Francisco y Sierpes, hasta llegar a la laguna de la Alameda de Hércules. En obras realizadas a lo largo de los años (sobre todo con motivo de los actos de la Expo 92 y, posteriormente, con el tendido de los raíles del Metrocentro) se han podido encontrar restos de muelles y barcos que acreditan la existencia de un puerto romano.
Entrada principal del edificio.

La visita al exterior del edificio no presenta problemas a personas con movilidad reducida.