Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

domingo, 23 de marzo de 2014

Carmona. Hospital de la Caridad.

Si tras ver la iglesia de Santiago la rodeamos, dejándola a nuestra derecha y tomamos por la estrecha y serpenteante calle del Paso de la Duquesa, tendremos ocasión de observar, aunque sea de forma lateral, la portada gótico-mudéjar y la torre de dicha iglesia. Y siguiendo por la misma calle llegaremos ante la portada del Hospital de la Caridad.
Portada del Hospital de la Caridad de Carmona.

Su origen se sitúa en el año 1.510, en el que doña Beatriz Pacheco, duquesa de Arcos, patrocina un hospital para pobres en la ciudad de Carmona, mediante bula papal del pontífice Julio II. Se instaló lindante al convento de Santa Clara, también financiado por la duquesa.
Ambas construcciones reutilizaron una serie de edificios musulmanes que, a pesar de las numerosas actuaciones sobre el conjunto, mantienen, en general, el estilo mudéjar original. Tanto el Hospital como la Hermandad que lo dirige se encuentran asociados al Hospital de la Caridad de Sevilla, por cuya agregación guarda en su archivo varios interesantes archivos del gran benefactor del hospital hispalense,  don Miguel Mañara.
Cuerpos superiores de la portada.
Del Hospital apenas queda ya nada. Tan solo se conserva la capilla y la Sala Capitular, actualmente bautizada como de la Hermandad de la Columna. En ella aparecen detalles  mudéjares que datan de los tiempos de la reconquista de la ciudad, como son dos arcos de herradura y una pintura sobre la Coronación de Espinas, algo posterior.
El retablo mayor de la capilla cuenta con una pintura con la escena de La Visitación de la Virgen a Santa Isabel, de la escuela de Murillo, presentada en un marco barroco de la época. También cuenta con un San Francisco pintado por Zurbarán y una colección de pinturas flamencas en cobre de grandes dimensiones representando los artículos del Credo, donación de la marquesa de Saltillo de principios del siglo XVIII. La talla del Cristo de la Misericordia del segundo tercio del siglo XVI es de gran valor.
Espadaña.
Desgraciadamente, el hospital se encuentra cerrado desde diciembre de 2.012 y no es posible su visita. Sin entrar en detalles pues desconozco el asunto, al parecer la causa es, según unos, la mala gestión de la Fundación que la dirige; otra versión afirma que es cuestión de politiqueo; finalmente, hay quien opina que se trata de cerrar la residencia de residencia de ancianos y apropiarse del patrimonio de la Hermandad, zurbaranes incluidos. Como digo, no conozco los detalles y me limito a transcribir las opiniones que he leído en medios locales. El caso es que, después de más de 500 años de labor ininterrumpida, la Hermandad ha dejado de prestar uno de los principales servicios para los que fue creada.
Arquitrabe de la portada, con numerosos símbolos.
Nos tenemos que conformar, pues, con la espléndida portada barroca rematada por espadaña. Se levanta en una fachada más bien estrecha, a modo de retablo, con tres cuerpos de anchura decreciente  a medida que se asciende. Los vanos están flanqueados por pilastras de  estilo clásico: dóricas en el cuerpo inferior, jónicas en el central y corintias en el superior. Rematan los cuerpos sendos frontones curvos, partidos los dos inferiores y completo el superior, cuyos extremos están coronados por pináculos. 
Azulejo del vano central
El vano del cuerpo inferior es rectangular, en tanto que el del cuerpo superior es de medio punto, a modo de espadaña, en la que se aloja una única campana de regular tamaño. También de medio punto es el vano de cuerpo intermedio, ocupado por un azulejo que nos muestra un corazón en llamas con una cruz, emblema de la Santa Caridad fundada por Mañara.

Cerrado. No se puede visitar.