Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

viernes, 30 de mayo de 2014

Reales Alcázares de Sevilla, -IV. Antigua Casa de la Contratación, Cuarto del Almirante, Sala de Audiencias y Sala de los Abanicos.

Como prometí en la entrada anterior, hoy vamos a recorrer la parte derecha del Patio de la Montería. En primer lugar, veremos el Cuarto del Almirante y Sala de Audiencias.
A la planta baja del lateral derecho del Patio de la Montería vamos a dedicar la entrada de hoy.
Esta zona constituyó la sede de la Casa de la Contratación hasta 1.598 en que fue trasladada al nuevo edificio que constituye el actual Archivo General de Indias. Las funciones de la Casa de la Contratación eran, según Real Decreto de la reina Isabel de 1.503, "recoger y tener en ella, todo el tiempo necesario, cuantas mercaderías, mantenimientos y otros aparejos fuesen menester para proveer todas las cosas necesarias para la contratación de las Indias; para enviar allá todo lo que conviniera; para recibir todas las mercaderías e otras cosas que de allí se vendiese dello todo lo que hubiese de vender o se enviase a vender e contratar a otras partes donde fuese necesario". De igual forma, se formaba y examinaba a los navegantes o se proyectaban rutas, como las seguidas por Juan de la Cosa, Ximénez de Enciso, Yáñez Pinzón, Solís, Mendoza, Núñez de Balboa, Cabeza de Vaca o la que llevó a Magallanes a dar la vuelta al mundo.
Primitiva localización de la Casa de Contratación, 
en las Reales Atarazanas, mandadas edificar por Alfonso X. 
Inicialmente fue instalada en las Reales Atarazanas construidas por orden de Alfonso X en el Arenal, pero como era lugar expuesto a las riadas y dañino para las mercancías, pronto fue trasladada a las dependencias del Real Alcázar, concretamente a estas salas que hoy visitamos y que antiguamente eran más numerosas, ya que englobaba toda la zona de la actual Plaza de la Contratación hasta el Arco de Mañara. Contaba, además del Cuarto del Almirante, con dos naves de dos plantas, una capilla, zonas de almacenes y habitaciones alrededor de un hermoso patio almohade, junto a la Plaza de la Contratación.
Las siguientes fotografías muestran la ubicación posterior de la Casa de Contratación, en terrenos que, en aquella época, formaban parte del conjunto de los Reales Alcázares.
Actualmente, el edificio acoge varios organismos de la Junta de Andalucía.
Como se puede comprobar en las fotografías procedentes de www.sevilladailyphoto.blogspot.com, todavía se conservan numerosos elementos almohades, incluido el patio central.
Finalmente la institución recaló en la Casa de Contratación y Archivo de Indias hasta el año 1.717 en que fue trasladada a la ciudad de Cádiz. El espacio que quedó libre se modificó profundamente. Gran parte de las edificaciones fueron derruidas en 1.964, año en que se fijó la actual configuración en dos salas: el Cuarto del Almirante y la Sala de Audiencias.
Entrada al Cuarto del Almirante.
Relieve de la puerta del Cuarto del Almirante.
Inscripción en mármol, junto a la puerta del Cuarto del Almirante, en el que se recoge la fundación de la Academia de Ciencias por parte de Carlos IV en 1.797.
Accedemos al primero de ellos desde el Patio de la Montería, a través de una puerta neoclásica, ribeteada de azulejos con los escudos de Castilla y León. Se trata de una sala rectangular, de gran tamaño, a menudo usada para actos sociales (conferencias, exposiciones temporales, presentación de libros, etc), de cuyas paredes cuelgan lienzos de gran formato e interesante valor pictórico.
El Cuarto del Almirante se encuentra presidido por el óleo La Exposición Iberoamericana de 1.929, del pintor Alfonso Grosso.
En los muros laterales de esta zona aparecen retratos del rey francés Luis Felipe de Orlèans y la reina Amèlie, obras de Franz Xavier Winterhalter.
Amèlie, reina de Francia.
Luis Felipe de Orléans.
Completan el contenido pictórico de la sala una serie de retratos pintados por Carlos Blanco durante el primer tercio del XIX, en los que se representan a Fernando VII (residente en el Alcázar en la época) y sus familiares.
Fernando VII y familia, retratados por Carlos Blanco (primer tercio del siglo XIX).
En el muro opuesto aparece un cuadro de gran formato, del artista Virgilio Mattoni, que nos muestra la escena de Las Postrimerías de San Fernando.
Las Postrimerías de San Fernando. Virgilio Mattoni, 1.887.
Firma del autor.
Aquí tenemos una vista de conjunto de este lado de la sala. La puerta del fondo comunica con la Sala de los Abanicos y los patios interiores.
Y aquí el artesonado de la habitación.
El cuadro "La Toma de Loja por Fernando el Católico", de Eusebio Valdeperas, que varias fuentes citan como expuesto en esta sala,  no lo veo por ningún sitio desde el año 2.011 en que comencé las visitas a los Alcázares. 
Frente a la puerta por la que entramos al Cuarto del Almirante vemos otra entrada que nos permite acceder a la Sala de Audiencias, también usada como Capilla y lugar de reunión de oficiales y cosmógrafos, según atestigua el banco corrido de mármol blanco que rodea toda la estancia. El techo, auténtica obra de arte, se cubre con un artesonado renacentista del siglo XVI que evoca la estética musulmana.
Sala de Audiencias.
El techo de la sala supone en sí mismo una joya renacentista.
El otro elemento digno de atención es el retablo de la Virgen del Buen Aire o de los Mareantes, pintado por Alejo Fernández en 1.535, a la que los marinos se encomendaban antes de comenzar sus travesías. En su parte central muestra a la Virgen cobijando bajo su manto a un grupo de indígenas y de navegantes (Cristóbal Colón, Americo Vespuccio, Juan de la Cosa, los hermanos Pinzón e incluso el emperador Carlos). Como curiosidad, señalar que se trata de la primera representación religiosa que se realiza en Europa en relación con el descubrimiento del Nuevo Mundo. Destaca el grupo de naves, representadas en el tramo inferior, entre las que se pueden ver los diferentes tipos de los que disponía la flota española en el siglo XVI.
Retablo de Nuestra Señora del Buen Aire. Alejo Fernández, 1.535.
 En los cuatro carteles laterales del retablo podemos ver, de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo, a San Sebastián, Santiago (en su versión Matamoros), San Telmo y San Juan.
San Sebastián.
El apóstol Santiago.
Nuestra Señora del Buen Aire, también llamada Virgen de los Mareantes.
San Telmo.
San Juan Evangelista.
Altar del retablo.
Maqueta de la carabela Santa María. Los escudos que se ven en la pared corresponden a almirantes españoles desde Ramón de Bonifaz, primer Almirante de la flota de Castilla, cuya intervención fue decisiva en la toma de Sevilla.
Regresamos al Cuarto del Almirante y a nuestra izquierda, al fondo, vemos una puerta. Por ella pasamos a la Sala de los Abanicos, en la que se exhibe una colección de estos artísticos accesorios.
Sala de los Abanicos.
Desde esta ventana de la Sala de los Abanicos 
se pueden contemplar parte de los patios interiores.

Gran parte del recorrido no presenta obstáculos para personas de movilidad reducida, aunque a veces hay salvar uno o dos escalones entre una sala y otra.