Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

miércoles, 21 de enero de 2015

Visitando la Catedral, -X. Capilla de las Doncellas.

Terminamos la entrada anterior junto a la Capilla de la Asunción de Durango. Junto a ella, en el muro del lado derecho, veremos la entrada lateral de nuestra primera parada de hoy, que no es otra que la Capilla de las Doncellas, también llamada de las Vírgenes.
Entrada lateral de la Capilla de las Doncellas.


El origen de la misma es la Hermandad de las Doncellas, fundada por Micer García de Gibraleón en 1.521, situada inicialmente en la Capilla de la Asunción. Su fin no era otro que proporcionar dote a las doncellas “pobres y honestas” que carecieran de medios económicos a la hora de casarse. Recordemos que en esos tiempos las mujeres eran “una carga”, por lo que debían compensar económicamente a sus futuros maridos para poder casarse debidamente.
Reja de la entrada lateral, vista desde el interior de la capilla.
La capilla es más antigua que la Hermandad citada, ya que fue construida por Juan de Hoces entre 1.488 y 1.496. El retablo primitivo se perdió, seguramente por falta de mantenimiento, aunque se pudieron salvar las pinturas sobre tabla que lo decoraban, atribuidas al sevillano Cristóbal de Morales, fechadas poco después (sobre 1.530) de la construcción de la capilla y que se aprovecharon para el actual retablo.  
Retablo de la Anunciación.
Dicho retablo se sitúa sobre una tribuna con baranda metálica, en cuya parte inferior se abren tres pequeños huecos protegidos con barrotes, en los que se muestran diversos utensilios litúrgicos con finas labores de orfebrería. 
Tribuna sobre la que se sitúa el retablo.
En huecos realizados en la tribuna se exponen distintos objetos litúrgicos.
Ensamblado por José Rivera en 1.771 y dorado por Fernando de Cáceres, la composición presenta en una hornacina central la escena de La Anunciación, con tallas de bulto redondo de la Virgen y el arcángel Gabriel. En el banco y las calles laterales se sitúan las tablas de Cristóbal de Morales antes mencionadas, en las que aparecen diferentes santos y, en el ático, un Calvario, escoltado en los laterales por San Ambrosio y San Agustín.
Vista general del retablo de la Anunciación.
La Anunciación, escena central del retablo.
Ático del retablo.
Calle izquierda.
Calle derecha.
El detalle de las pinturas del retablo es posible gracias a las fotografías que el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) cuelga en su página web, en el apartado de Inventario de bienes muebles.
Escena central del banco del retablo: Entrega de las dotes a las doncellas.
San Gregorio. Banco de la calle izquierda.
San Pedro. Calle izquierda.
Santo Tomás. Calle izquierda.
San Ambrosio. Lado izquierdo del ático.
San Jerónimo. Lateral derecho del banco.
San Bartolomé. Calle derecha.
Santiago, el Menor. Calle derecha.
San Agustín. Lado derecho del ático.
Calvario. Zona central del ático.
Imagen de Cristo. Zona central, entre la escena de la Anunciación y el Calvario.
En el muro frontal de la capilla, aparece enmarcada la  “Memoria de las dotaciones que tiene la Capilla de las Donzellas de esta Sta Ygª Catedral para casamientos de donzellas pobres y otras obras pías” y, bajo ella, en el interior de una vitrina, una pequeña colección de relicarios de los siglos XVII, XVIII y XIX artísticamente labrados.
Muro frontal de la capilla.
Memoria de las dotaciones para las doncellas.
Relicarios de los siglos XVII, XVIII y XIX.
A los lados de la pared de la izquierda, en la que se sitúa la entrada lateral de la capilla, vemos una imagen de la Inmaculada conocida como “de los Canónigos” (izquierda) y otra vitrina (derecha) con el antiguo archivo de la Hermandad de Las Doncellas.
Archivo de la antigua Hermandad de Las Doncellas.
La Inmaculada, realizada en barro y telas encoladas, es de autor anónimo sevillano de mediados del siglo XVIII, existiendo estudios recientes que la atribuyen con bastante fundamento a Cristóbal Ramos.
Vitrina con imagen de la Inmaculada.
La Inmaculada de los Canónigos.
Salimos al exterior de la capilla por la puerta principal y, separándonos unos metros, nos volvemos para contemplar lo que nos falta: la espléndida reja renacentista y las dos vidrieras (una en el interior de la capilla y otra sobre ella) que pertenecen a este espacio catedralicio.

Portada principal de la Capilla de las Doncellas.
La reja está atribuida a Pedro Delgado y fue realizada por ambas caras en 1.579, según podemos ver en las imágenes.  Toda la parte superior está ocupada por una crestería, en cuyo centro se sitúa una imagen de la Virgen de la Caridad acogiendo bajo su manto a las doncellas, con una cartela a sus pies que reza "María”. Salpican la superficie de la rejería rostros de ángeles y querubines policromadas, complementados con adornos vegetales y florales.
Reja de la entrada principal de la capilla. Pedro Delgado, 1.579.
Muy recientemente se ha llevado a cabo una restauración de las rejas de esta capilla, tanto la principal como la lateral, así como de la baranda de la tribuna interior. Las obras se han realizado mediante una aportación del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte con una inversión de 278.456,70 €.
La vidriera situada sobre la capilla es de Arnao de Flandes, de 1.554, apareciendo en ella La Magdalena ungiendo los pies a Cristo. La inferior, situada en el interior, representa a La Virgen de la Misericordia amparando a las Doncellas, realizada por Arnao de Vergara en 1.534.
La Magdalena ungiendo los pies a CristoArnao de Flandes, de 1.554.
La Virgen de la Misericordia amparando a las Doncellas. Arnao de Vergara en 1.534.
Finalizamos aquí el paseo de hoy.