Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

viernes, 28 de julio de 2017

Iglesia de San Luis de los Franceses, -V y final. La Capilla Doméstica y su sacristía.

Nos dirigimos ahora a recorrer la última etapa de nuestro recorrido. Se trata de la Capilla Doméstica, el lugar en el que se celebraban los cultos para los novicios de la orden. Es, pues, un espacio al que el público en general, no ha tenido acceso desde su edificación hasta este momento, es decir, algo más de trescientos años, ya que se finalizó en 1.712, antes que la iglesia principal.
Capilla Doméstica del antiguo Noviciado.

Cuando cruzamos el umbral nos encontramos una fastuosa joya que en nada desmerece al templo principal. Su traza es muy sencilla, con planta de salón cubierta mediante una bóveda de cañón sobre arcos fajones, y cúpula elíptica sobre pechinas en el presbiterio, lo que no hace sino destacar aún más la decoración.
Muros laterales de la capilla.
Y es que estamos ante un nuevo ejemplo de horror vacuii. La bóveda luce en cada centímetro cuadrado adornos de yeserías y pinturas al temple en las que ve la mano de Lucas Valdés. De las paredes cuelgan numerosos marcos, medallones y cornucopias de madera tallada y dorada que contienen, todos ellos, gran cantidad de reliquias de santos. 
Numerosísimas las reliquias que se muestran en esta sala.
La cúpula del presbiterio, de Lucas Valdés, nos muestra una Apoteosis de la Virgen, con un apostolado a sus pies y un grupo de ángeles y querubines en la parte superior.
Cúpula elíptica del presbiterio de la capilla.
Esta capilla nos recuerda mucho la iglesia del palacio de San Telmo, también restaurada hace pocos años. No en vano, la traza era también de los Figueroa, los retablos y figuras de Duque Cornejo y las pinturas de paredes y techos de Domingo Martínez, principal discípulo de Lucas Valdés.
El retablo merece comentario aparte. En mi opinión, tiene más valor aún que el de la iglesia pública, pues Duque Cornejo no se vio obligado a “encajar” obras de diferentes estilos, formatos y soportes al espacio disponible, sino que pudo desarrollar formas y distribución con mayor libertad, logrando una uniformidad de la que carece el retablo de la iglesia pública.
Retablo de la Capilla Doméstica.
Las formas e iconografía se inspiran en la obra de Andrea Pozzo, sacerdote jesuita y pintor barroco de considerable prestigio. El tema central es la Exaltación de la Eucaristía, con constantes alusiones a objetos relacionados con la misma, como es el caso de racimos de uvas, espigas de cereales u hojas de cardo.
Altar y banco del retablo.
Zona central del retablo. La figura de la Inmaculada fue donada por San Francisco de Borja.
Se nos muestra una pequeña talla de la Virgen María en el centro del retablo (regalo de San Francisco de Borja), bajo un dosel sostenido por dos ángeles y rematado por la corona real. A sus lados se sitúan dos esculturas de San Estanislao de Kotska y San Luis Gonzaga, encima de las cuales se ven dos pequeños retratos que no he podido identificar y, más arriba, dos altorrelieves que nos muestran a San Francisco Javier y San Francisco de Borja. 
San Luis Gonzaga.
San Estanislao de Kotska.

Los relieves nos muestran a San Estanislao y San Francisco Javier predicando.
Arriba, en el centro, sobre la imagen de la Virgen, aparece otro altorrelieve, con la escena de La recepción a San Estanislao de Kotska en el noviciado de Roma. El retablo se completa con pequeñas figuras de ángeles y virtudes.
Recepción a San Estanislao de Kotska en el noviciado de Roma.
Bóveda de la capilla, vista desde el presbiterio.
Coro y órgano, situados sobre la puerta de entrada. La pintura nos muestra la escena de la Virgen apareciéndose a San Ignacio en la cueva de Manresa.
Detrás el retablo de la Capilla Doméstica se encuentra la sacristía de la misma, a la que podemos acceder a través de las puertas laterales. Es un pequeño espacio, aunque no menos artístico que la capilla. Al frente dispone de unas cajoneras, encima de las cuales, en el muro, cuelgan pequeñas pinturas, litografías y, de nuevo, huesos de santos en sus correspondientes marcos.  
Sacristía de la Capilla Doméstica.
En la pared de la derecha se puede admirar un aguamanil realizado combinando mármoles rojos y negros. El muro que linda con la capilla está ocupado por un retablo de regular tamaño, con puertas cuyos vidrios, con sus reflejos, impiden contemplar su interior.
Retablo de la sacristía.
Aguamanil.
Pero lo que verdaderamente destaca en esta sala es su bóveda esquifada, decorada con una pintura que la cubre por entero y que representa el anagrama de Cristo, rodeado por los cuatro evangelistas.
Preciosa la bóveda de la sacristía.
Conclusión. Impresionante, maravillosa, estupenda, increíble, sensacional; se me acaban los adjetivos para designar esta iglesia, hurtada a la ciudad desde hace tantos años (y no me refiero solo a la última década). Para restauración total resta (de la parte que se visita, ignoro si hay más estancias pendientes de restaurar) adecentar la fachada, eliminando jaramagos y repasando la pintura para que quede como los chorros del oro. Se podría decir que es la hermana pequeña de la iglesia del Salvador, ahí es nada. No en vano intervinieron en la construcción y decorado de ambas los mismos artistas y, además, el equipo de restauradores ha sido dirigido en ambos casos por el arquitecto Fernando Mendoza, con lo que el resultado ha sido igual de sobresaliente.
En el interior se echa en falta lo de siempre, unos simples rótulos, aunque la iluminación, otro déficit habitual en las iglesias sevillanas, ha sido costeada e instalada por Sevillana-Endesa a base de proyectores de led, con gran resultado.

Queda pendiente una nueva visita cuando se abra el templo al público en general (?), a fin de captar detalles que se escapan cuando se va en grupo y con tiempo limitado.

Aquí se pueden leer el resto de entradas sobre esta iglesia:

Iglesia de San Luis de los Franceses. Historia y fachada.
Iglesia de San Luis de los Franceses. La iglesia, primera parte.
Iglesia de San Luis de los Franceses. La iglesia, segunda parte.
Iglesia de San Luis de los Franceses. La Cripta.
Iglesia de San Luis de los Franceses. La Capilla Doméstica.